¡Empezar a correr, la eterna lucha personal!

Empezar a correr no es tan idílico como se ve en Facebook e Instagram, que parece que cualquiera pueda hacer una media maratón entrenando desde el sofá … ;P 

Desde Centro Deportivo J10 os queremos dar unos cuantos consejos para dejar la pereza a un lado y cogerle gusto al deporte de moda.

1. Vence tus miedos

Nada más arrancar aparecen las dificultades que no vemos en las fotos y que pueden hacer que lleguemos a odiar correr, pero con la preparación adecuada y el fortalecimiento de los músculos, el running se puede practicar sin ningún riesgo.
Hay una parte psicológica muy importante que hay que aprender a dominar junto con la física. Sumando motivación [esas calorías perdidas, la satisfacción del objetivo cumplido…] y determinación a un objetivo real, desaparecerán los posibles adversarios psicológicos.

2. Márcate objetivos

 Vencido el miedo a la lesión y ya metidos en harina, es hora de plantearse metas. ¿Hasta dónde queremos llegar? O, quizá, ¿durante cuánto tiempo debemos correr? Para esto no hay una única respuesta, sino que va a depender de cada persona y de su nivel. Las distancias y los tiempos se irán graduando tomando en cuenta la capacidad de respuesta y de recuperación adquiridas en el entrenamiento, siempre buscándose una línea progresiva.

3. Aprende a respirar 

Controlar la respiración es una parte fundamental de la técnica del running, aunque por dónde entre o por dónde salga el aire no será tan importante como adquirir la dosis de oxígeno necesaria para continuar. La clave del aporte de oxígeno es la siguiente: Por la boca el oxígeno entra más rápido que cuando se inhala por la nariz. Así, la norma de inhalar por la nariz y exhalar por la boca se aplicará en los casos de esfuerzo bajo o moderado y no cuando estemos en nuestro máximo potencial. 

4. Mantente hidratado

No solo se puede beber antes de correr, sino que se debe beber agua u otro líquido de hidratación durante el ejercicio físico.  El tiempo de ingesta previo también es importante, puesto que el estómago requiere de un intervalo para vaciarse y permitir la llegada del líquido al intestino. Posteriormente será necesario otro periodo de tiempo para su absorción en el torrente sanguíneo; por ello “se debe iniciar el proceso de hidratación dentro de unos márgenes prudentes de al menos una a dos horas antes de correr, dependiendo de la cantidad de agua o líquido que vayas a beber. 

5. Disfruta 

Aunque el running no necesita mucho, aparte de la voluntad y de un equipo deportivo adecuado —que preserve las rodillas, como unas zapatillas aptas para correr, y ropa técnica que ayude a manejar el sudor—, no pasa nada por añadirle alicientes. De hecho, tendencias como hacerlo acompañado pueden ayudarte a que aumenten tus ganas de salir a correr. ¡Lo importante es hacerlo agradable!