Entrenamiento vs pérdida de peso

Los especialistas explican que, a menudo, se asocia lograr el peso ideal con la pérdida de peso. Pero la pérdida de peso y el peso ideal son dos elementos que no siempre coinciden. Lo que debería aspirar es al adelgazamiento corporal, que está muy relacionado con un entrenamiento eficaz y una dieta equilibrada.

Las causas que conducen a muchos a perder peso es el riesgo de sobrepeso. El sobrepeso incrementa el riesgo de desarrollar, a largo plazo, problemas de salud que podrían reducir la esperanza de vida, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Uno de los beneficios más importantes del adelgazamiento es la reducción drástica del riesgo de contraer estas enfermedades. De manera más visible y satisfactoria con la pérdida de peso usted puede notar mejoras físicas, un aumento de energía y la conciencia de sentirse más sano, afirman desde la marca.

Sin embargo, la definición de la palabra sobrepeso tiene que analizarse, ya que este término podría llevar a la tentación de dietas drásticas. De hecho, tener sobrepeso o ser clínicamente obeso significa tener un alto aporte calórico y un bajo gasto de energía. Para perder peso de manera saludable se necesitan dos acciones simultáneas: reducir la entrada de calorías con una dieta equilibrada y aumentar su consumo con un entrenamiento adecuado. El ejercicio regular hace que sea más fácil perder peso que un estilo de vida sedentario.

BENEFICIOS DEL ENTRENAMIENTO

Aunque a menudo se piensa que no se tiene tiempo para la actividad física, ser capaz de lograr un entrenamiento constante puede ser mucho más fácil de lo que se piensa.

Para beneficiarse realmente del adelgazamiento, un programa completo de ejercicios debe incluir ejercicios de fuerza y aeróbicos para fortalecer los músculos y tonificar el cuerpo. Los músculos son esenciales para quemar calorías y promover la pérdida de peso.

La duración y la intensidad de su entrenamiento también son muy importantes. Para beneficiarse de la actividad física, se necesita aumentar gradualmente la intensidad y frecuencia del entrenamiento.

Es muy común que las personas que quieren perder peso se entrenen de manera poco saludable, pensando que el ejercicio cardiovascular intenso o las sesiones prolongadas le permitirán perder peso más rápido. Este método en realidad es ineficaz. Para no perder los beneficios del entrenamiento, es importante no ejercer demasiado estrés sobre el cuerpo, eligiendo actividades diarias que no sobrecarguen el cuerpo inútilmente.

Se recomienda hacer actividad física todos los días o por lo menos cinco veces a la semana. De hecho, para perder peso, lo ideal es entrenar 6-7 días a la semana por 40-50 minutos, en lugar de entrenar tres veces durante dos horas. En realidad, 30 minutos de ejercicio diario en tres sesiones de 10 minutos cada día pueden ser suficientes para aumentar su tasa metabólica basal (BMR).

Se recomienda hacer actividad física todos los días o por lo menos cinco veces a la semana.

LA TASA BASAL METABÓLICA

La tasa basal metabólica afecta la velocidad a la que se queman las calorías y, en última instancia, el mantenimiento, el aumento o la pérdida de peso. La tasa metabólica basal representa alrededor del 60% al 75% de las calorías quemadas cada día.

Al principio de la actividad física, los carbohidratos y los lípidos se consumen de forma más o menos igual, especialmente si se trabaja a baja intensidad y durante un tiempo limitado. Después de una hora de actividad, los lípidos pueden ser usados hasta un 80% de los requerimientos de energía y sólo un 20% del uso de glucosa y/o glucógeno. A medida que aumenta la intensidad del ejercicio, el uso de ácidos grasos se estabiliza y el uso de glucosa aumenta. Por lo tanto, el ejercicio constante se asocia inseparablemente con una pérdida de peso constante, incluso en reposo, por lo que la actividad física y la nutrición son dos elementos complementarios.

LOS BENEFICIOS DE UN ADELGAZAMIENTO ADECUADO

En resumen, los beneficios de un adelgazamiento adecuado sobre el bienestar físico y mental de la persona son muchos, incluyendo:

  • Mejora de la eficiencia cardiovascular
  • Disminución de la presión arterial
  • Reducción del riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares y enfermedades metabólicas
  • Reducción de LDL (colesterol malo), triglicéridos y grasa visceral acumulada.
  • Mayor energía y capacidad de reacción
  • Aumento de la masa magra y reducción del contenido de la grasa
  • Aumento de la eficiencia del uso de grasas y carbohidratos en los alimentos
  • Aumento del metabolismo y del gasto energético, incluso en descanso.

En conclusión, para perder peso de manera eficaz y segura, es necesario ser paciente y seguir una dieta sana y equilibrada, combinada con un programa de actividad física regular, cuya duración debe aumentarse gradualmente. De esta manera usted puede perder peso mientras protege su salud. Además, se debe consultar a un médico, nutricionista o dietista para obtener resultados a largo plazo. Un experto puede recomendar la dieta adecuada, teniendo en cuenta la ingesta calórica correcta, en función del programa de ejercicio que se quiera realizar y de los objetivos específicos.